YO SOY PEOR QUE ESO

PARA QUE LA SANACIÓN SEA EFECTIVA, NO JUZGUES, NI CRITIQUES, NI CUESTIONES, NI CALIFIQUES A NADIE

En la historia de la Humanidad, la sociedad fue cayendo en Segunda Dimensión, viviendo  una experiencia de involución (puedes ampliar ésta idea en el artículo: Mis pensamientos Reiki #1 en www.casareikimedellin.com).  La sociedad de segunda dimensión ha enseñado que todos los seres humanos son objeto de la crítica, de ser juzgados, de ser vilipendiados por las instituciones y por los otros. La humanidad no aprendió la lección enseñada por Jesús, cuando dijo “el que esté libre de pecado que tire la primera piedra”; por el contrario, creó instituciones dedicadas a juzgar las acciones y pensamientos de los otros seres humanos.
 
 
Cuando te paras a ver la vida en segunda dimensión, siempre estás viendo hacia afuera y no te ves hacia adentro. Entonces, hacia afuera criticas las acciones y pensamientos de los otros, a la vez que culpabilizas a los otros por lo que tú estás viviendo. Cometes un error e inmediatamente, estás buscando en quien descargar la culpa. Si alguien comete el mismo error, no pasa mucho tiempo en que le “caigas” lanza en ristre a acusarlo y hasta condenarlo.
Se formó así un esquema de pensamiento el cual está buscando en todo momento ver al “malo” en la cotidianidad de la vida. Entonces unos ven por todas partes al ladrón,  otros al asesino, otros a la chismosa, otros al egoísta, otros al envidioso, a los corruptos, a los incapaces, a los deshonestos, a los antiéticos, a los degenerados, a las prostitutas, a los holgazanes, entre muchos otros comportamientos del ser humano. En ese momento quien está viendo todo esto solo lo hace desde el concepto de la dualidad, que te dice o eres esto o eres aquello, y que a la vez está escondiendo tu propia realidad de sanación.
Este mundo no  es dual, este mundo es triádico, triuno. ¿Has pensado alguna vez ver la vida de una forma triádica?
Un primer paso es reconocer que eres peor que eso. Efectivamente, si ante tu vida aparece alguien comportándose de la manera como se anota en los párrafos anteriores, te debes mirar y decir: Yo soy peor que eso. Si ante ti aparece un envidioso(a), eres peor que eso. Si ante ti aparece un degenerado(a), eres peor que eso. Es más, si te acusan, te señalan, te indilgan culpabilidades y te sientes vilipendiado(a), eres peor que eso. Por lo tanto, todos los grandes problemas que vive la humanidad, como el crimen, los asesinatos, la corrupción, los maltratos intrafamiliares, la violación, los robos, entre otros, y si tú has entrado en esa realidad, entonces, eres peor que eso. 
De todos los ataques que he recibido en mi vida, yo soy peor que eso
Si ante ti aparece una persona enferma, reconoces que eres peor que eso, porque detrás de toda enfermedad está una causa mental y espiritual.
Si ante ti aparece una persona con actitudes y comportamientos que te incomodan o te hacen daño, reconoces que eres peor que eso, porque detrás de toda emoción, actitud o comportamiento está una causa mental y espiritual.
El Dr. Len creador de Ho’oponopono Auto Identidad, dice que el primer paso para la sanación es reconocer en ti todo lo que el otro(a) te está mostrando.
Un segundo paso para ver la vida en forma triádica, es empezar a reconocer en el otro Ser Humano, la imagen y semejanza del SER CREADOR. Es empezar a reconocer que todos unidos formamos el todo y que la tarea máxima de la humanidad es aprender a vivir en el Amor Profundo e Incondicional en medio de las desarmonías de la vida en ésta Tierra; por lo tanto, frente a las dificultades de la dualidad, se trata de aprender a ubicarte en un tercer componente que armonice sin destruir, un tercer componente que permita verte como un ser en estado de sanación, un tercer componente que te permita ver las diferentes dimensiones del Ser en el universo, y un tercer componente que te permita vibrar más cerca del SER CREADOR, de la fuente de vida.
El Dalai Lama, líder espiritual de los budistas, dice que uno de los seis componentes para encontrar la felicidad es la disciplina mental. Ese es el tercer paso: aplicar los dos primeros pasos en tu cotidianidad y eso se realiza es en tu mente. A medida que obtienes logros, van apareciendo otros retos de sanación aún más interesantes, aunque el apego al dolor o al sufrimiento del pasado aflore y te hale a no continuar.
El cuarto paso para ver la vida en forma triádica es dejar de verla como dos polos opuestos que intentan destruirse uno al otro y pararte en el componente espiritual, así estarás como el asesor de una empresa, viendo desde afuera cómo los componentes de la polaridad se mueven de un lado a otro como un péndulo y cómo lo que es hoy, mañana ya no será, porque, sólo se necesita un pequeño impulso para dejar de serlo. A manera de ejemplo: Del amor (de la mente) se pasa al odio, con sólo un impulso tan pequeño como el chasquido de los dedos. 
Y para que todo esto sea efectivo, no juzgues, ni critiques, ni cuestiones, ni califiques a nadie, porque si lo haces, en el fondo no estás reconociendo que eres peor que eso.

Qué más hacen nuestros Reikistas 

Los Reikistas realizamos diferentes actividades. Ésta sección está destinada a promover los productos, terapias, artículos, publicaciones, cursos o eventos que los Reikistas realizan. Puedes contactar por éste medio, las empresas o negocios de diferente tipo y que los reikistas están desarrollando para tu servicio.

a1   a3a4     a5a6  b5