¿QUÉ SON LAS ESENCIAS FLORALES? UN COMPLEMENTO DE REIKI

 Son preparados vibracionales que se obtienen a partir de las flores.
 
Son extractos sutiles líquidos, bebibles y que sirven para ahondar en temas profundos relativos al bienestar emocional y mental y la salud mente-cuerpo
 
En los años 30 el Doctor Edward Bach desarrolló esta terapia con mayor profundidad puesto que en la antigüedad hay algunos escritos que dicen que los egipcios y los romanos se beneficiaban de la energía de las flores y gracias al trabajo e investigación de Eduard Bach en el mundo, se trabaja hoy en día con las esencias Florales.
 
Hoy las esencias florales gozan de reconocimiento a nivel mundial, ya que la OMS (Organización Mundial de la Salud http://www.who.int/es/) en 1976 las recomienda y las reconoce como un sistema útil para el bienestar de los habitantes del planeta.

 ¿PARA QUÉ SIRVEN LAS ESENCIAS FLORALES?
 
Cada flor tiene un campo vibracional armónico especial que al entrar en contacto con otro campo energético (personas, animales…) en desarmonía, es capaz de armonizarlo. 
La flor es la máxima manifestación vital (energética) de la planta. Es la contenedora de la sexualidad. 
 
Cada ser humano tiene una misión en el mundo y está unido a lo divino, de manera que debemos lograr que cuerpo y la mente mantengan un equilibrio perfecto, para sentirnos felices y seamos capaces de actuar correctamente con plena conciencia de nuestro objetivo en la vida. Por lo tanto buscar la armonía en nosotros mismo es tarea importante. La floriterapia del doctor Bach es un sistema terapéutico que nos permite lograr este equilibrio.
 

DR. BACH

Era un profesional reconocido, valorado, admirado, famoso, un triunfador. Pero además poseía un alma grande que transfiguraba esta  envoltura. Nacido en Montseley, cerca de Birmingham en Septiembre de 1886, destacó   desde la niñez por su amor a la naturaleza, por su carácter alegre, revelándose poco a poco como  un ser compasivo, que no podía permanecer inmóvil ante el dolor de los demás. Ayudó a su familia durante tres años en la fábrica de latón que poseían, para cooperar    así a la economía familiar antes de iniciar lo que era su mayor anhelo:   los estudios de medicina que le permitirían aliviar el dolor de tantas personas.  
 
Estudió de medicina en la Universidad de Birmingham cuando tenía veinte años; su finalidad era investigar desde el conocimiento científico. En 1912 obtuvo su diploma y pasó a Cambridge, donde se graduó en 1912 en Salud Pública. En 1912 fue nombrado médico oficial del Hospital Universitario y a finales de este año, cirujano del Hospital Temperance. Puso su consulta en Harley Street, calle donde tenían sus consultorios los mejores médicos del momento. Bach estaba decepcionado de los tratamientos convencionales que no mejoraban del todo a los pacientes. Ingresó como bacteriólogo en el Hospital Universitario, buscando en esta disciplina una respuesta a sus inquietudes.

A los 43 años siguió por fin los dictados de su sabiduría interior y partió rejuvenecido y lleno de alegría, olvidando la maleta en la que llevaba sus útiles de laboratorio y cargando sólo con la ropa y zapatos que serían en realidad sus instrumentos para la tarea de investigación.

Bach comprobó que las flores eran las partes de la planta con mayor energía vibracional, allí en la corola estarían contenidos los principios de mayor potencial curativo. El SOL actuaba como revitalizador y fuente de energía, así, paso a paso, llegó a completar el método de recolección del rocío sobre los pétalos de las flores, viendo la diferencia entre las que estaban al sol y las que crecían en la sombra. Bach llegó al proceso de elaboración que se mantiene hasta nuestros días. Este método consistía en el almacenamiento de la energía de las corolas sobre un recipiente con agua cristalina, exponiéndolo al sol durante unas horas y conservando luego en pequeñas botellas esta agua con brandy biológico.

El motivo para utilizar el brandy era, en primer lugar, para preservar la pureza del preparado, habiendo elegido Bach este producto por ser la vid uno de los treinta y ocho remedios, manifestando así una afinidad vibracional con el conjunto.
Edward Bach muere en noviembre de 1936 con la certeza de haber cumplido su misión en la vida encontrando estos treinta y ocho remedios vibracionales.
 

Qué más hacen nuestros Reikistas 

Los Reikistas realizamos diferentes actividades. Ésta sección está destinada a promover los productos, terapias, artículos, publicaciones, cursos o eventos que los Reikistas realizan. Puedes contactar por éste medio, las empresas o negocios de diferente tipo y que los reikistas están desarrollando para tu servicio.

a1   a3a4     a5a6  b5